Arsène Wenger: 30 años cumpliendo promesas

Weah, Henry, Thuram, Djorkaeff, Klinsmann, Bergkamp, Ljungberg… una larga lista de futbolistas le debe mucho a Arsène Wenger, un experto inigualable captando a jóvenes talentos y relanzando carreras comprometidas. Repasamos los 30 años de su increíble carrera en el Mónaco y Arsenal

2907
Foto: Josh Smith

Tras 22 años dirigiendo al Arsenal, Arsène Wenger anunció que no seguirá en el banquillo londinense al finalizar la presente temporada. Las (desmedidas) críticas por sumar nueve años sin ganar un título, que obvian la aparición de inversiones multimillonarias como la del Manchester City, han provocado su adiós y el olvido de numerosas hazañas de un entrenador único interpretando el fútbol y el potencial de los jugadores.

La liga de Glenn Hoddle y Mark Hateley
Para Arsène Wenger, todo empieza en el AS Monaco, donde llega en el año 1987, proclamándose campeón de liga en su primera temporada. Una primera proeza, teniendo en cuenta el nivel de sus rivales: el Olympique de Marsella de la era Tapie contaba con jugadores de la talla de Papin, Giresse, Genghini o el alemán Klaus Allofs, mientras el Girondins de Burdeos alineaba a los Tigana, Touré, Alain Roche o Zlatko Vujovic. Todo ello sin olvidar el Matra Racing de París, hecho a golpe de talonario con varios internacionales franceses (Bossis, Luis Fernandez, Mahut, Tusseau, Buscher) y su gran estrella Enzo Francescoli.
La fórmula de Arsène Wenger fue la apuesta por una dupla de ingleses: Glenn Hoddle y Mark Hateley. El primero, estrella del Tottenham, deslumbró en el Principado durante tres temporadas, hasta que una grave lesión precipitó su vuelta a las islas británicas.
En cuanto a Mark Hateley, se trata sin duda de la primera apuesta ganadora de Arsène Wenger. El delantero inglés, tras una buena temporada en la Second League con el Portsmouth, sumaba tres años de ostracismo y de malas cifras goleadoras en el AC Milan (21 goles en tres temporadas, sumando todas las competiciones).
Sin embargo, su asociación con Glenn Hoddle funcionó a las mil maravillas, siendo decisivo en el título liguero logrado. Tres años más tarde, Mark Hateley voló hacia Escocia, donde se convertiría en la estrella del Rangers durante cinco temporadas.

Del Balón de Oro Weah al Mundial de Henry, Thuram, Djorkaeff o Petit
Tras una inmejorable primera temporada en el Monaco, Arsène Wenger puso el ojo en un joven delantero de un equipo camerunés llamado Tonnerre de Yaoundé. Solo tenía 21 años pero el entrenador galo no dudó en ficharlo. El tiempo le dio la razón, pues no solo se iba a convertir en titular indiscutible, sino en el futuro Balón de Oro y estrella del PSG y AC Milan: se trata de George Weah, actual presidente de Liberia. Sin duda, el carácter ofensivo de Wenger fue decisivo en el aprendizaje de Weah, rodeado de jugadores de ataque del calibre de Hateley, Hoddle y el mítico goleador argentino Ramón Díaz.
Ese mismo verano, también decidió ascender de la cantera a un joven centrocampista del filial: Emmanuel Petit, posteriormente imprescindible en el Arsenal.

En las tres temporadas siguientes, Arsène Wenger sube del filial a otras futuras estrellas como Lilian Thuram o Gilles Grimandi (que le seguiría años más tarde en el Arsenal, ganando dos veces la Premier League) y ficha al joven Youri Djorkaeff, procedente de la segunda división francesa.
En su última temporada en el Monaco (1994), Arsène Wenger hizo debutar a Thierry Henry con tan solo 17 años. Fichado en edad juvenil desde su región parisina natal, el delantero deslumbró con goles y asistencias pese a jugar de extremo debido a la presencia de Sonny Anderson (otra apuesta ganadora) en la punta del ataque.

Rescatando a Klinsmann y Bergkamp
Tras dos temporadas exitosas en el Inter de Milan, el mítico Jürgen Klinsmann se vio relegado al ostracismo por el entrenador Corrado Orrico durante su tercer año en Italia. La situación del ariete alemán no pasó desapercibida para Wenger, que relanzó literalmente la carrera del delantero: subcampeon de Francia en su primera temporada, al año siguiente Klinsmann alcanza las semifinales de la Champions con un Monaco que cayó ante el futuro campéon, el AC Milan. Fue entonces cuando Klinsmann fichó por el Tottenham, donde fue elegido mejor jugador de la Premier en 1994, para posteriormente triunfar en el Bayern de Munich.

Wenger logró recuperar a Tony Adams, adicto al alcohol y que venía de cumplir tres meses de prisión por conducción en estado de ebriedad

Años más tarde, Wenger repitió una jugada muy parecida, nada más aterrizar en el Arsenal durante el año 1996: el prodigio Dennis Bergkamp, muy cuestionado tras su primera temporada en Londres tras fracasar previamente en el Inter de Milan, logró dar un giro completo a su carrera de la mano del técnico galo. Arsène Wenger le impuso una exigente rutina de ejercicios individuales, mientras lo reposicionaba como «punto de apoyo» para el ataque. Bergkamp se convirtió así en una leyenda del Arsenal, donde se retiró tras deleitar a los amantes del fútbol durante 11 temporadas.

El gran Arsenal
Sin embargo, el caso más llamativo de rehabilitacion de futbolistas no fue el del futbolista holandés, sino el de Tony Adams, que venía de cumplir tres meses de prisión por conducción en estado de ebriedad. Sus problemas con el alcohol y sus frecuentes peleas nocturnas convertían al jugador Gunner en un caso perdido, pero Arsène Wenger le brindó su total apoyo, logrando recuperar a una leyenda del club que acabó luciendo el brazalete de capitán y prolongó su carrera en el Arsenal hasta cumplir los 36 años.

Aquella temporada, Arsène Wenger también hizo gala de su otra gran virtud, la apuesta por los jóvenes talentos: por menos de 4 millones de libras, fichó de una tacada a Nicolas Anelka (17 años) que acababa de debutar con el PSG y a Patrick Vieira (20 años) que solo había disputado dos partidos con el AC Milan.
El equipo acabó tercero en la Premier, pero el año siguiente iba a ser el del famoso doblete Premier-FA Cup. Ese histórico logro se basó en tres incorporaciones que apenas sumaron un coste total de 12 millones de libras: sus dos descubrimientos del AS Monaco Gilles Grimandi y Emmanuel Petit, a quienes se unió Marc Overmars.

La lista interminable: Kanu, Ljungberg, Pires, Cesc Fábregas…
Los años siguientes siguieron con la misma tónica: un ojo clínico para detectar jóvenes talentos e ir sacando su máximo rendimiento, así como aprovechar las oportunidades de mercado. Sin duda, la más importante para la historia del Arsenal fue la de Thierry Henry, desquiciado en la Juventus de Turín, donde solo estuvo una temporada a la sombra de los Inzaghi, Del Piero o Zidane. Más allá de rescatarle de su aventura italiana, el gran acierto de Wenger fue reposicionar a Henry de delantero centro, con el éxito de sobra conocido.

La Francia campeona del mundo en 1998 lleva claramente el sello de Wenger: Thuram, Djorkaeff, Henry, Petit y Vieira

En el 2004, también supo valorar el talento de Robin Van Persie, entonces marginado en el Feyenoord por Bert Van Marwijk, para tomar progresivamente con éxito el relevo de un ya veterano Dennis Bergkamp.
La lista de jugadores fichados por Wenger y cuyo mejor rendimiento se produjo bajo sus órdenes es interminable: Kanu, Pires, Cesc Fábregas (fichado de La Masía), Reyes, Ljungberg… El caso de este último llama la atención por su originalidad: Wenger decidió fichar al entonces jugador del Halmstads sueco tras verlo por televisión en la derrota de Suecia frente a Inglaterra, sin presenciar un solo partido suyo en directo. La decisión, entonces muy cuestionada, obtuvo la mejor respuesta: Ljungberg debutó con gol ante el Manchester United.

Francia, ¿su último reto?
A sus 68 años, Arsène Wenger anunció que dejará el Arsenal al final de la presente campaña, reconociendo hace pocos días que se trata de un despido.
La selección francesa campeona del mundo en 1998 lleva claramente el sello de Arsène Wenger: Thuram, Djorkaeff, Henry, Petit y Vieira son el fruto del ojo clínico del técnico galo. Por eso no es de extrañar que la Federación Francesa haya pensado en él para suceder a Didier Deschamps tras el Mundial de Rusia.
La pista de una selección nacional parece la más adecuada para despedirse del fútbol demostrando sus virtudes, sin el hándicap de la desigualdad económica entre los clubes de fútbol: detectar el potencial de los futbolistas y sacar su máximo rendimiento practicando un fútbol de ataque. Sin duda, una candidatura inmejorable para quien sepa leer su curriculum: quienes le reprochan su ausencia de títulos europeos olvidan que el Arsenal iba ganado 1-0 la final de la Champions frente al FC Barcelona en el 2006, encajando goles de Eto’o y Belletti en los últimos 14 minutos del partido. También eluden que clasificó al Arsenal para la Champions durante 20 años consecutivos.

Trayectoria de Arsène Wenger

AS NANCY (1984-87)

AS MONACO (1987-94)
Campeón de la Ligue 1 (1987-88)
Campéon de la Copa de Francia 1991
Finalista de la Recopa 1992
Semifinalista de la Champions League (1994)

NAGOYA GRAMPUS (1995-96)
1 Supercopa de Japón
1 Copa del Emperador

ARSENAL (1996-98)
2 títulos de Premier League (1997-98 y 2001-02)
7 FA Cups
7 Community Shields
Finalista de la Champions League (2006)