Bernard Lama: «Los porteros ya no saben atrapar el balón. Solo despejan»

1633

Portero mítico del PSG, Bernard Lama recuerda las burlas de varios jugadores del Real Madrid que sobremotivaron a sus compañeros para la remontada de 1993 y comparte sus reflexiones sobre el fútbol actual.

Por Román Bellver (twitter @Romanbellver)

(Segunda y última parte de la entrevista)

A pocos días del Real Madrid-PSG, es imposible no recordar la remontada parisina de 1993…
Nuestra mentalidad marcó la diferencia. Tras perder la ida 3-1 en el Bernabéu con un penalti muy dudoso, varios jugadores del Madrid nos vacilaron de camino al vestuario. Tras esa falta de respeto, estábamos decididos a eliminarlos. Un día antes del partido, nos reunimos para conjurarnos. También le pedimos a nuestro entrenador, Artur Jorge, que alineara un delantero adicional para acompañar a Weah, en este caso Amara Simba. El míster hizo su trabajo táctico, y nosotros nos ocupamos del resto. Nos los merendamos. Cuando el Real Madrid marcó, pensó matarnos anímicamente, pero nosotros no concebíamos ir a la prórroga. Kombouaré marcó entonces su famoso gol en el tiempo de descuento.

Posteriormente, el mismísimo Yannick Noah hizo de psicólogo para ganar la Recopa de Europa de 1996…
Entonces se recurría muy poco a la psicología en el deporte francés. Por eso Yannick Noah nos acompañó a esa final. El momento era peculiar, pues había conflictos con Luis Fernández y el ambiente de grupo no era muy bueno. Yannick Noah hizo de hermano mayor, el que da seguridad y ayuda a soltarse cuando falta serenidad. Noah nos ayudó mucho. Él era el pretexto para salir a tomar algo fuera, cantar con él, debatir, meditar, hacer un poco de yoga…

Da la sensación de que los porteros ya no atrapan el balón, de que solo despejan. ¿Cómo ve usted a los porteros actuales?
Más que una sensación, ¡es una evidencia! Parece que ahora se les pide que sean porteros de balonmano, no se posicionan para atrapar balones. Durante toda mi carrera, luché para que los periodistas diferenciaran una parada de un despeje. Hoy se dice «qué gran parada», pero el balón sigue en juego y el peligro sigue ahí. Cuando el portero hace un salto de rana despejando el balón por encima del larguero para luego encajar el gol de córner…

Sin embargo, los porteros son cada vez más altos…
Son bastante más altos y fuertes, pero no por ello son mejores. El problema de los porteros actuales es que solo son porteros y no futbolistas. Saben jugar el balón con el pie, pero no entienden el juego. El portero tiene varias facetas. Por ejemplo, es el último defensa, pero también el primer delantero: en un saque de puerta se puede superar a más del 80% del equipo rival.

¿Cuáles son los otros defectos de los porteros actuales?
Que todos llegan frente al delantero con las piernas bien abiertas y los brazos extendidos, encajando más goles que nunca entre las piernas. También observo que cada vez saben menos tirarse… Por ejemplo, el portero del Barça se estira muy pocas veces. Es casi de chiste ver a Ter Stegen estirarse o tomar impulso. Es un portero que hace despejes y desvíos, no paradas. Se coloca para oponerse al rival, no para parar el balón. Yo me colocaba ante todo para atrapar el balón, no para ponerme en oposición del rival. No me ponía de pie esperando a que el delantero me crucifique.

¿Qué porteros actuales le gustan?
La verdad es que no hay muchos (risas). Neuer tiene un estilo muy personal, logrando defender bien su portería y también salir a la perfección en los balones aéreos. También me gustan bastante Courtois y Oblak, pero les falta salir más en los balones aéreos. Los porteros ya no son dueños de su área, pero creo que también se debe a su envergadura. Cuando uno mide casi dos metros, no se desplaza tan facilmente como los que miden 1,85. Los apoyos y la tonicidad no pueden ser iguales.

¿Se arrepiente de alguna cosa en su carrera?
Mi única espina clavada es mi fichaje frustrado por el FC Barcelona. Se había negociado y yo era un portero ideal para el Barça. Tenía esa calidad de juego con los pies que es tan importante para ellos a la hora de sacar el balón desde atrás. Pero unos agentes trabajaron para crear grandes comisiones. Con todos mis respetos, solo así se explica que ficharan a Vitor Bahia por 850 millones de pesetas… Me dio un poco de rabia, pero me siento feliz por haber disfrutado de ocho años en el PSG.

¿Cuál es su papel en el fútbol de Guayana?
Soy vicepresidente de la Liga. Me dedico al desarrollo, a la creación de centros de formación y a nuestra integración a la FIFA. La Federación Francesa de Fútbol nos da 4.000 euros para administrar a 7.000 jugadores federados… Así que me centro en administrar nuestros propios medios. Ahí sí que la Guayana Francesa necesitaría una forma de independencia.

¿Una Selección de Guayana sería una buena solución?
Por supuesto, y eso no le vendría mal a Francia, sino todo lo contrario. Con buenas estructuras de formación aquí, podríamos subir el nivel y proporcionar mejores jugaores para la Liga francesa. Mbappé, Fekir, Payet o Varane juegan con la selección francesa. Los futbolistas de doble nacionalidad solo eligen jugar con el país de origen de sus padres cuando saben que no tendrán sitio en la Selección Francesa. Zidane o Benzema no eligieron jugar con Argelia… Hay muy pocos franceses de pura cepa en las categorías inferiores de la Selección Francesa.

Leer la primera parte de la entrevista aquí:

http://offsidemag.net/bernard-lama-existe-genocidio-sustitucion-la-guyana-francesa/