DJ NANO: “Antes todos los niños querían ser futbolistas, ahora muchos quieren ser Dj’s”

479

DJ Nano fue el primer español en pinchar para Ministry of Sound. Un dato nada extraño teniendo en cuenta que vive por y para la música: tras iniciarse como relaciones públicas durante la adolescencia, DJ Nano combina las facetas de DJ y productor, y hasta saca tiempo para dedicarle un bar-restaurante a su otra pasión, el rock.

Háblanos del evento Oro Viejo…
Lo iniciamos hace nueve años y es mi evento más importante, ya sea como DJ o promotor. Se trata de hacer un repaso musical a los discos más importantes que pinché a lo largo de mi carrera, desde el techno-pop de finales de los 80 hasta el 2001. Son sesiones largas, de unas ocho horas, que es lo que a mí me gusta, y gracias a su éxito podemos organizar dos ediciones al año, una en invierno y otra en verano. Pese a que Fabrik se queda algo pequeño, hemos decidido seguir aquí porque es la mejor sala de España.

¿Cómo surgió la idea de Motorcycle?
Fonsi Nieto y yo somos amigos desde pequeñitos y de jóvenes pinchábamos juntos. Cuando se retiró del motociclismo, cumplimos el sueño de hacer un evento pinchando para muchas personas, con una estética motera absoluta. Hicimos varias giras juntos, ha funcionado muy bien, pero cada uno tiene su carrera y es imposible dedicarse al 100% a Motorcycle. Lo seguimos haciendo, pero no de forma constante.

¿Un DJ que vive de la música es une especie de superviviente?
Es como todo. Si eres válido y haces un buen trabajo puedes vivir de la música. Es un poco como los futbolistas. Lo que pasa es que ahora mismo hay muchos chavales que quieren ser DJ’s, pero para ellos quizás lo primordial no es vivir de la música, sino pinchar y poco más. Se vuelve complicado porque los cachés se tiran por los suelos… Pero actualmente muchos DJ’s conseguimos vivir bien de la música.

¿No lo viven bastante intensamente?
No exactamente. Al igual que hace unos años todos los niños querían ser futbolistas, ahora muchos quieren ser DJ’s. Está muy de moda, muchos buscan su oportunidad, de la manera que sea, incluso sin cobrar. Y muchos promotores se aprovechan de la ilusión de ese chaval.

¿Siempre pensaste que podrías vivir de eso?
Estudiaba publicidad y marketing y ya estaba trabajando la noche. En ningún momento pensé dedicarme a la música. Fui consciente con el paso de los años. Ya estaba viviendo de ella, pero en mi cabeza todavía no pensaba “tengo que dedicarme a esto”. Vivía bien, disfrutaba con lo que hacía. Más mayor ya me tomé más en serio mi carrera.

¿Cuándo fue tu primer contacto con las platinas?
Muy joven, porque antes de ser DJ ya era relaciones públicas de muchas discotecas de Madrid. Acabé cogiendo dirección de varias salas como Mondino o Archy. Yo mismo me autoimponía en la cabina. Me gustaba mucho la figura del DJ, compraba muchos vinilos… No lo hacía de manera profesional, pero mis comienzos fueron un poco más fáciles que los demás DJ’s porque eran mis sesiones. Tendría unos 19 años cuando empecé realmente.

¿Eras promotor porque querías ser DJ o también te sigue gustando esa faceta?
Sí, sí. Me gustaba mucho, de hecho nunca he sido de salir de discotecas a bailar. Lo que me gustaba era estar detrás de todo esto. Incluso desde el principio iba más orientado a la faceta de promotor y director que de DJ. De hecho, sigo siendo promotor en muchos eventos, como Oro Viejo por ejemplo, en donde no sólo pincho sino que también produzco.

¿Que tienen de especial los DJ’s españoles?
Creo que el artista electrónico español es más vivo, vive con más intensidad la puesta en escena, el espectáculo en sí. De hecho, ahora mismo el DJ español está muy de moda en todo el mundo. Tenemos esa frescura que en muchas ocasiones no tienen grandes figuras de la música electrónica en el mundo: los demás suelen tener una puesta en escena más relajada, más tranquila…

“Nunca he sido de salir de discotecas a bailar”

¿Los españoles improvisan más?
Todos los DJ’s tienen que improvisar. El que se prepara la sesión no es DJ. Nunca sabes a qué público te vas a enfrentar, y menos cuando viajas por el mundo. Has de tener mucha psicología. Más que improvisación, ofrecen más movimiento en escena, un show más sinérgico que un tío que está simplemente pinchando discos y ya está. Nosotros somos mucho más de saltar y de estar con el público.

¿Hay un público que te dejó desconcertado?
Puede pasar cuando visitas un país por primera vez, crees que tienes una idea acertada del público con el que te vas a encontrar y te equivocas. Por ejemplo, me pasó con Estados Unidos en su día. Ahora nuestro tipo de música está muy de moda, pero cuando empecé a pinchar allí, recuerdo que la gente te miraba como que no sabía por donde andabas. Entonces allí escuchaban más funky, hip-hop, rnb… Y llegábamos nosotros con el trance, un sonido mucho más holandés y europeo, que no entendían mucho.

¿Como te preparas antes de pinchar en otro país?
Me fijo en qué figuras han ido a pinchar en esos clubs y los tops de los charts, no por los temas, sino por los tipos de músicas. Cada DJ tiene su identidad musical, pero siempre intentas adecuarte al público.

¿Qué tipo de música escuchas?
Lo que más escucho es la música que no pincho. Escucho la música que pincho para estar al tanto de las novedades que llegan cada semana y saber qué me apetece pinchar en cada momento, pero soy muy rockero. Me gusta mucho el pop español de los 80. De hecho, ahora mismo en mi coche llevo muy poco de electrónica.

¿La música electrónica te gusta sólo para pinchar?
Me gusta escucharla, pero no escucho un set mío por ejemplo. A lo mejor escucho otros artistas de electrónica que no son de mi estilo. Yo soy un DJ que pincha electro-house, y eso no es lo que escucho en mi coche. Escucho sonidos mucho más houseros o más techno. Obviamente siento esa música, pero la utilizo para crear un show, un espectáculo.

Fuiste el primer español en pinchar para Ministry of Sound…
En aquel momento fue una sorpresa. Ahora quizás haya productoras igual o mas fuertes en el mundo, pero nunca habían llamado a un español para mezclar un recopilatorio famoso a nivel mundial. Fueron dos años consecutivos, en 2004 y 2005. Me dio a conocer en muchas zonas del mundo. Siempre mola trabajar con los mejores.

¿Que tienen de especial?
Tienen una empresa fantástica con un marketing impresionante, que es fundamental, y han sabido captar a los mejores artistas del mundo desde hace muchos años. Cuando no estaba tan de moda la música electrónica o la cultura DJ, ya estaban apostando por ello.

¿Cual es tu mejor recuerdo?
Tengo muchos, pero cualquier evento de los de Oro Viejo en los que pincho de ocho a doce horas yo sólo, y ver que hay miles de personas… Llegaron a haber 14.000 personas… Cualquier momento de estos es muy espectacular.

¿Por qué dejaste Superglush con tu amigo JP Candela?
Sí, por el mismo motivo que con Fonsi, pues es difícil encontrar el tiempo. Pero sí teníamos la necesidad de pinchar otros estilos musicales. Los dos somos muy rockeros y creamos Superglush para pinchar electro-rock, versiones de grupos como AC/DC… Fue más por hobby que algo meditado, pero nos encontramos con un formato de show que tuvo un éxito muy grande y estuvimos de gira constante durante dos años. Pero él es residente de Pacha Ibiza y yo tengo mis cosas y no podemos descuidar nuestras carreras en solitario.

¿Tienes alguna colaboración pendiente?
Tengo la suerte de haber pinchado con los mejores, pero tenía ganas de pinchar con un DJ relativamente “nuevo” pero que es número uno en Estados Unidos. Se llama Death Mou5 y es conocido por pinchar con una cabeza de ratón gigante. De hecho, este verano coincidiré con él en varias actuaciones en una sala de Ibiza, y me quitaré esa espinita.

¿Qué tiene de especial tu último disco?
Hace un año firmé con Universal y eso conlleva que las colaboraciones con los artistas sean importantes. Antes no era tan fácil llegar a ciertos artistas, y en ese álbum estoy rodeado de artistas que no son necesariamente del mundo de la electrónica.

¿Sigues algún deporte?
No soy muy futbolero, soy del Madrid por tradición, porque sino mi madre me mata, es una auténtica forofa (risas). Me gustan mucho los deportes de riesgo, el snow, el esquí… También el surf y soy un apasionado del skate. De hecho soy un skater frustrado, quería ser profesional pero me quedé en el camino porque era muy malo. Me fascina todo lo que tiene ruedas. También los deportes de motor, como el motociclismo. Sigo menos los deportes más habituales.

¿Volverás a la radio tras dejar el programa de Loca FM?
Estuve diez años hasta la temporada pasada haciendo casi a diario ese programa de radio. Lo que pasa es que las giras son cada vez más largas e intensas, por lo que no tenia casi tiempo. Antes pinchaba el fin de semana, pero ahora igual estás un mes en Sudamérica, por lo que el último año fallé un 50% y eso en radio no puede ser. Además, diez años de radio casi a diario agotan mentalmente. Sí que voy a volver a la radio dentro de muy poco, en otra emisora muy conocida, porque me va picando el gusanito, pero no lo puedo desvelar todavía.

¿Es muy diferente la sensación de pinchar en una radio?
Es totalmente distinto. En la radio estás contando cosas, una historia, sea con la música o con palabras. Creas un show sólo para los oídos. En un club el show es muy visual, yo lo vivo como un concierto de rock.

¿Vas a ralentizar tu ritmo de giras?
Acabamos de regresar de Estados Unidos y ahora vamos a Sudamérica: Argentina, Brasil, Colombia… Estoy intentado parar un poquito porque soy papá desde hace cinco meses, por lo que disminuyo las giras internacionales para poder estar con él.

¿Hasta que edad te imaginas pinchando?
Toda la vida. Con más o menos público, solo en mi casa o con miles de personas… Tengo la suerte de haber encontrado mi pasión, lo voy a hacer siempre porque me encanta. Yo soy de encerrarme sólo en casa y estar pinchando unas cuatro o cinco horas, me lo paso genial.

*Descubre en la revista digital las canciones que DJ Nano recomienda a los deportistas haciendo clic aquí

Texto: Román Bellver
Fotos: Juan Naharro