JAVIER GUTIÉRREZ: “España sigue siendo un país racista, xenófobo y machista”

1718

 

Muy conocido en la pequeña pantalla por las series Águila Roja o Los Serrano, Javier Gutiérrez vuelve a la gran pantalla con “2 francos, 40 pesetas”. Una película que aborda el tema de la emigración, al igual que el actor, que muestra su gran implicación social a lo largo de la entrevista.

Texto: Román Bellver (@Romanbellver)
Fotos: Juan Naharro

¿La película “2 Francos 40 pesetas” es muy distinta al relato anterior?
Han pasado siete años y el contexto es diferente. Por un bautizo, se presentan familiares y amigos en Suiza, provocando situaciones cómicas. La primera película presentaba una visión agridulce, como un pequeño cuento. En mi familia ha habido emigrantes que tuvieron peripecias más duras. Sin embargo, la familia de Carlos Iglesias tuvo una experiencia más dulce. Las dos visiones son reales. Esta película deja más de lado el aspecto duro de la emigración para centrarse en la comedia. Se puede comparar con el humor de Rafael Azcona o de Luis García Berlanga.

La emigración está más que nunca de actualidad…
Sí, y también hay un apunte de un banquero que trata de evadir impuestos, también muy de actualidad. Por desgracia, estamos hablando de comienzos de los 70, y parece que en España no haya pasado nada desde entonces. Hemos vuelto hacía atrás. Como en la película, volvemos a ser un país de segunda categoría. Y eso tiene que ver con lo que se cuenta en la película. Ya no se ve con tan buenos ojos a los emigrantes.

¿Es España un país racista y xenófobo?
Por mucho que se diga, éste país sigue siendo racista y xenófobo. Muchas veces olvidamos que hemos sido emigrantes y que hemos necesitado que nos acogiesen fuera de nuestras fronteras. Cuando veo a gente en éste país que no se acuerda de eso y que tiene tan poca educación y respeto hacía la gente que se busca la vida viniendo de otros países, me duele y me hace sentir mal.

¿Confías en que esto pueda cambiar?
Ojalá cambiemos, pero me temo que el país, y más con la crisis, tardará en lograrlo. Hemos pasado 40 años de oscurantismo con la dictadura, y eso conlleva el racismo, la xenofobia y el machismo. Eso tiene que ver con la educación del país, porque no mueren por violencia de género sexagenarios, sino más bien gente de 20 o 30 años.

“PSOE y PP practican políticas de derechas puras y duras”

Además, el rechazo al emigrante se extiende por Europa…
Hay un descalabro socialista muy importante, como en Francia. Se instalan ideas muy reaccionarias y retrógradas, utilizando el tema de la inmigración con muy buen resultado en las urnas. En nuestro país está ocurriendo los mismo. No podemos cerrar los ojos ante lo que está pasando en Ceuta. Llamamos técnicamente concertinas a lo que en realidad son cuchillas. Hablamos de esos “asaltos” como si esa gente no llevara años sufriendo todo tipo de vejaciones. ¿Cuánta gente se quedará en el camino antes de llegar a la valla de Ceuta?

¿No es paradójico que Francia tenga al FN de Marine Le Pen mientras España no tiene a ningún partido ultraderechista realmente presente en las urnas?
No tacharía la política del PP de ultraderecha, pero tampoco diría que la del PSOE es de izquierdas. Los dos practican políticas de derechas puras y duras. Hasta oí en la radio que Felipe González no descartaría una gran coalición entre estos dos partidos…

¿Ves a la sociedad española anestesiada?
El PP está practicando una política muy dura, recortando muchas libertades y volviendo al túnel del tiempo. España ha dado un salto atrás de 30 años. Hay que tener cuidado con recortar tantas libertades. Los ciudadanos deben utilizar su arma más preciada, que es el voto en las elecciones. Espero que haya un fuerte castigo en las urnas a las políticas tan reaccionarias del Partido Popular. ¿Qué es una prima de riesgo? Qué son las agencias de calificación? De repente hemos tenido que ponernos al día con unos términos que nadie sabe a qué responden. A mí me supera todo eso, pero sí sé que de repente tengo que pagar mucho más impuestos y que cobro menos por trabajar.

¿Practicas deporte?
Era muy deportista de pequeño: jugaba al fútbol, al balonmano y hacía atletismo. Pero cuando empecé a salir de noche sobre los 16-17 años no quería madrugar los fines de semana. Así que dejé los tres deportes de golpe (risas).

“España ha dado un salto atrás de 30 años. Los ciudadanos deben utilizar su arma más preciada, que es el voto en las elecciones”

¿De qué equipo eres?
Soy socio del Racing de Ferrol. Es un equipo que por prestigio, presupuesto y nivel de la ciudad, podría estar en segunda o primera como Villarreal o Getafe. Recuerdo al Clesa Ferrol que jugó durante muchos años en la máxima categoría del baloncesto, pero en fútbol nunca estuvimos en primera. A ver si logramos el ascenso a Segunda. Este año, con una plantilla muy corta, estamos haciendo maravillas. Salvando las distancias, el estilo de juego me recuerda un poco al manejo de la pelota del Barça de Guardiola. Me han nombrado embajador del club, pero a veces es complicado estar en el palco y no poder expresarse como un aficionado.

De hecho, es algo que podría cambiar…
La verdad es que me parece bastante absurdo ver a los presidentes como robots, por mucho que su equipo marque el gol de la victoria en el último minuto. Entiendo que tenga que haber una cierta educación y elegancia, pero de ahí a que no te pase nada por dentro, no poder emocionarte ni esbozar una mínima sonrisa, es bastante lamentable.

JAVIER GUTIERREZ

¿Tienes un segundo equipo?
Me gusta el Barça. Recuerdo que le preguntaron a Javier Cámara por qué era del Madrid y contestó que tenía una televisión en blanco y negro y que distinguía mejor a los jugadores de blanco que a los demás. Yo me hice del Barça porque me regalaron de pequeño una camiseta de Charly Rexach. Recuerdo que mi madre se operó de la vista en Barraquer y me trajo de Cataluña un muñequito blaugrana. Por esos pequeños detallitos, acabé siendo del Barça.

¿Tenías algún ídolo?
Tuve dos: Maradona y Quini. Maradona porque es el único jugador que me hizo llorar viéndole jugar al fútbol. Participo mucho de ese activismo que él tiene. Me gusta que se involucre en todo tipo de cuestiones, aunque a veces meta la pata. Por eso es un deportista al que aprecio especialmente. Otros de diluyen y sólo juegan al fútbol.

“Sería bueno para el fútbol que el Atlético de Madrid ganara la Liga”

¿Messi o Cristiano Ronaldo?
Cristiano es muy buen jugador, completísimo, pero cuando llega el momento decisivo para mí es mas determinante Messi. Aunque empieza a aburrir esa dependencia tanto de Messi como de Cristiano en sus equipos. Barça y Madrid deberían apostar más por el colectivo y no jugar tanto para sus dos cracks.

Eso sí, la Liga es ahora menos aburrida con el Atlético…
Sería bueno para el fútbol que el Atlético de Madrid ganara la Liga. Al igual que en política, el bipartidismo no es bueno, yo deseo que este año la gane el Atlético, al año siguiente el Valencia y al otro el Athletic. Que pasen cosas interesantes, no como en Alemania, donde el Bayern gana la Liga faltando siete jornadas.

Por cierto, fuiste observador internacional en la consulta electoral sobre la soberanía de cataluña: ¿Cómo te decidiste a ejercer ese papel?
Trabajé mucho en Barcelona y tengo muy buenos amigos allí, algunos de ellos independentistas. En mi opinión, el independentismo no conduce a nada. No quiero decir que sea igual que el fascismo, pero creo que tenemos que tener más amplitud de miras. Discutí mucho con uno de ellos, que era de un partido nacionalista, y me invitó a venir para observar de primera mano cómo era esto. Yo quería ir por curiosidad, completamente de tapado, pero la cosa se desmadró. Por desgracia hubo un periódico que estuvo detrás de mí todo el tiempo, porque muchas veces los medios de comunicación, en lugar de informar, desinforman.

¿Qué opinas sobre el referéndum soberanista impulsado por Artur Mas?
Como ciudadano español y viéndolo desde fuera, y siendo tan partidistas los medios de comunicación de uno y otro bando, sería bueno que hubiese un referéndum. Sería muy sano para nuestra democracia que supiésemos que opinan los ciudadanos catalanes de la independencia. Los catalanes tienen derecho a decidir sobre el futuro de su tierra.

Días de fútbol, El Penalty más Largo, Salir Pitando… Participaste en varias películas sobre el fútbol, ¿con cual te quedas?
Salir Pitando, pero sobre todo porque hablaba de la crisis de los 40 años. Se abordaban temas cómo la amistad, el amor o el desamor a través de la profesión de esos tipos sometidos a un estrés importante. Un árbitro de fútbol es de entrada perdedor: un entrenador puede ser un héroe, pero un árbitro es todo lo contrario, es el antihéroe. Cuando pita bien es como su cometido, pero cuando está mal todos los ojos se posan sobre él. Y se equivocan, pero igual que un entrenador, un jugador o incluso un aficionado. Eso sí, cuando se equivoca contra tu equipo te jode más que ninguna otra cosa (risas).

“Sería muy sano para nuestra democracia que supiésemos que opinan los catalanes de la independencia”

De no haber sido actor, ¿a qué te hubiera gustado dedicarte?
Me hubiera gustado ser cocinero, pero nunca contemplé algo que no fuera ser actor. Desde pequeño me preparé para serlo. En la cocina mi especialidad es el puchero, también hago muy bien las lentejas, las fabadas y los arroces. Además, parte de mi familia es cocinera, pues tengo tíos que tienen un restaurante en Madrid.

¿Tenías algún actor favorito?
Muchos, desde Fernando Fernan Gómez a José Luis López Vázquez. En España hay una gran tradición de actores, y hemos tenido actores como Paco Rabal, que no tenía nada que envidiar a Jack Lemmon o Marcello Mastroianni. Siempre gusta mirar a los actores americanos, pero aquí los hay muy buenos también. Además, me gusta mirar a gente de este pais, con la que puedo tener algo a la hora de actuar, en lugar de la escuela americana que es tan diferente a la hora de trabajar.

¿Te gustaría tener una experiencia en Hollywood?
Sí, me gustaría, más que nada por conocer el funcionamiento, aunque no creo que me sentiría muy a gusto por ser una maquinaria demasiado pesada. Pero tampoco me muero por hacer cine en Estados Unidos, porque lo que más me atrae es el teatro. La tele y el cine me gustan, pero me suelen ofrecer papeles menos interesantes.

¿Cuál es tu gran temor en el teatro?
No suelo ponerme muy nervioso, salvo cinco minutos antes de entrar, al escuchar el bullicio de los espectadores. La pesadilla más recurrente de los actores es la de quedarse en blanco. Cuando tienes mucho texto lo pasas mal, pese a saber que siempre habrá un compañero que te salvará llegado el momento.

¿A qué trucos se recurren cuando un actor se queda en blanco?
En una ocasión me cubrió un compañero, al estilo cuadrilla en los toros… Y en otra salí como pude: hay un viejo truco que consiste en darse la vuelta y farfullar. (risas).

¿Ya no queda ningún apuntador?
Ya no hay. Tiene más emoción así. Pero sé de algún actor que todavía sale con pinganillo, pero no voy a decir nombres (risas).

Perdiste el día libre para ser pregonero en Ferrol cuando estabas actuando en una obra de Shakespeare en el Teatro de Madrid: ¿Cómo se tomaron tu petición?
En realidad, tenía un sustituto para cubrirme los días que no podía actuar porque estaba rodando una película. Dije que tenía un compromiso con mi ciudad y que me hacía mucha ilusión cumplirlo. El teatro es algo sagrado. A mí no me ha pasado, pero hay compañeros que actuaron tras fallecer su padre o su madre. Por ejemplo, Toni Cantó perdió a su hija en un accidente de tráfico y por la noche estaba actuando en Barakaldo. La naturaleza humana es así, no sabes cómo vas a reaccionar. Igual te tiras tres años sin trabajar que dices “lo voy a hacer por mi hija”. En el teatro, para que no actues tiene que pasar algo muy grave. Actué con fiebre, vomitando, con colitis… Además, cuando te encuentras mal sales al escenario y se te pasa todo. El grado de concentración hace que te sientas bien.

¿Tienes proyectos en marcha?
Estoy rodando Aguila Roja, aunque la gente nos pregunta por la calle cuando volvemos, pues tenemos prácticamente congelada esta temporada. Es inexplicable que TVE, con una audiencia en mínimos históricos, siga teniendo en el cajón a una serie que superaba el 20% de cuota de espectadores.
También estreno en mayo “Una noche en el Viejo México”, de Emilio Aragón con Luis Tosar y Angie Cepeda. En septiembre “La isla mínima”, una historia policiaca de Alberto Rodríguez con Raúl Arévalo. Ahora estoy de gira con una versión de Macbeth de William Shakespeare ambientada en la Galicia actual. En lugar de un general escocés que mata al Rey para llegar al trono, se trata de un conseller que mata al presidente para hacerse con el poder de la Xunta de Galicia.