JÉRÔME CHAMPAGNE: “Para erradicar los amaños, hay que proteger al jugador que los denuncia”

111

Un año después de su amplia entrevista concedida a Offside (revista número 8), volvemos a coincidir con Jérôme Champagne, que se mantiene firme en su lucha por un fútbol más transparente, universal y justo. El que fuera número dos de la FIFA durante once años ve motivos para el optimismo y sigue fiel a sus ideas.

¿Ha notado una evolución positiva desde el año pasado?
Noto que el debate se ha acelerado. A raíz del proceso de reforma de la FIFA, las instituciones del fútbol empiezan a reflexionar sobre la representatividad, la democracia y la transparencia. Si queremos seguir el elitismo y la desigualdad en el fútbol, no necesitamos una FIFA fuerte, sino una federación internacional casi honorífica, como sucede en el baloncesto. Con asuntos como el Qatargate, crece la exigencia de una mejor gestión, de más transparencia y de una vuelta a ciertos valores. Sin duda, hay más debate y vamos en la buena dirección.

¿Cree que llegaremos a saber lo que realmente pasó en el Qatargate?
El Mundial es el mayor evento deportivo del mundo, con un total de 26 billones de telespectadores, cinco veces más que los Juegos Olímpicos. Es el acontecimiento deportivo más increíble que existe, por eso tiene que ser incuestionable. No podemos seguir con suspicacias. Michael Garcia, presidente de la célula de investigación de la comisión de ética de la FIFA, me parece determinado y preparado. Ha sido procurador federal en Nueva York especializado en crímenes organizados, y dispone de toda la libertad de investigación, sin limitaciones de tiempo ni financieras.

“Los impagos y retrasos en las nóminas ponen a los futbolistas a merced de las mafias”

¿Qué le parece la próxima entrada en vigor del fair-play financiero?
El fair play financiero es una buena medida, pero no resuelve el principal problema. El gran problema del fútbol es el aumento de la desigualdad entre los países y entre los equipos de cada competición. La ausencia de venta centralizada de los derechos televisivos así como los formatos de competición favorecen a los más ricos, limitando las sorpresas. En Europa, 32 equipos perciben el 80% del dinero del fútbol. Por ejemplo, en la Premier League, el último clasificado cobra más en derechos de televisión que el Valencia y el doble que el campeón de Francia. Los equipos franceses, holandeses, escoceses o polacos están en una especie de segunda división europea, salvo que encuentren un inversor qatarí. Hoy en día, los impagos y retrasos en las nóminas ponen a los futbolistas a merced de las mafias.

¿Las casas de apuestas dificultan el control de los amaños?
Las apuestas existen desde 1906 en Inglaterra, y en 1908 el chairman de Middlesbrough tuvo que dimitir por intentar amañar un partido contra el Sunderland. Cuando estaba en la FIFA, solicitábamos con frecuencia a la UEFA y al CIO que las apuestas se regulen en derecho europeo. Se trataría, por ejemplo, de autorizar las apuestas sobre un resultado pero prohibir las apuestas sobre hechos individuales como la primera tarjeta o el primer corner. En el 2005, la FIFA creó la “early warning system”, una estructura para controlar las apuestas, que fue utilizada durante los Juegos Olímpicos de 2008. Pero insisto en que el gran problema reside en los impagos a los futbolistas que, al estar debilitados y muchas veces lejos de su familia, se convierten en presa fácil para las mafias.

Además, los jugadores que denuncian los amaños no suelen salir muy bien parados, como ocurrió con Jacques Glassman en el asunto Marsella-Valenciennes…
Es cierto que Jacques Glassman cayó un poco en el ostracismo tras ese asunto, pero recibió ayuda de la UNFP (la asociación de futbolistas franceses profesionales) de manera totalmente justificada. También existe el caso de Simone Farina, que denundio el amaño de partidos en Italia. Se le nombró embajador contra el amaño de partidos por parte de la FIFA e Interpol, y ahora forma parte del cuerpo técnico del fútbol base del Aston Villa. Para erradicar los amaños, hay que proteger al jugador que los denuncia.

El dopaje también está de actualidad: ¿No es increíble que los controles en el fútbol sean urinarios y no sanguíneos?
No soy un especialista en este asunto, pero se ha dado un gran paso introduciendo el pasaporte biológico. Es cierto que el esfuerzo físico en el fútbol no es tan decisivo como en otros deportes, ya que uno no se convierte en Messi dopándose, pero tampoco seamos inocentes. Muchas sustancias permiten acelerar la recuperación o ganar en velocidad. No veo falta de eficacia, pues existen controles positivos en el fútbol. Lo que pasa es que los controles tienen una molécula de retraso sobre las sustancias dopantes.

¿Puede que los aficionados no estén preparados para ver caer a sus ídolos?
Un ídolo ya cayó cuando Maradona dio positivo en un control antidopaje. La FIFA convirtió al fútbol en el primer deporte que castigó a su icono mundial, al número uno en ese momento.

“En la Premier League, el último clasificado cobra más en derechos de televisión que el Valencia y el doble que el campeón de Francia”

¿La cocaína es realmente dopante para un deportista de alto nivel?
Está en la lista de productos dopantes. Es un excitante, disminuye el dolor y da poder físico.

Los estadios de vacían en España: ¿Es la Bundesliga un modelo a seguir?
La Bundesliga es un modelo a seguir en muchas áreas. Allí se prohibe la propiedad de los equipos a extranjeros. A primera vista, esa regla puede parecer discriminatoria o xenófoba, pero la consecuencia es que a los presidentes les importa la selección alemana y la identidad de su juego. El otro extremo es la Premier League, donde trece equipos pertenecen a foráneos para quienes el número de ingleses en cada equipo no importa. El otro gran acierto de la Bundesliga es su política de precios, que es otro ingrediente para llenar los estadios. También cuidan mucho la cantera, y el Bayern, por mucho dinero que tenga, no es la excepción. Sin lugar a dudas, la fuerza de la Bundesliga es una gestión económica inteligente que mantiene el nivel deportivo.

Joseph Blatter lucha contra Platini para que se use el vídeo en la línea de gol, pero usted propone ir más lejos…
Un penalty, una expulsión o un fuera de juego pueden provocar una gran injusticia. Como sigamos viviendo de espaldas a la tecnología, todo el estadio verá un error menos el árbitro. Hoy en día, Para preservar la fluidez del juego, se podría utilizar el vídeo de manera limitada y estando el balón parado. Un árbitro jubilado, en conexión directa con el árbitro del partido viendo la jugada en las 25 pantallas del camión de producción, evitaría muchas injusticias.

¿Sigue sin ser candidato a presidente de la FIFA?
Sigo defendiendo mis ideas y no descarto nada. Hace un año os dije que ni me lo planteaba porque la elección es en el 2015. Ahora mi nombre está sonando, así que no voy a ser hipócrita, pero sinceramente aún no he tomado una decisión.

Texto: Román Bellver
Fotos: Xaume Olleros